REFUGEES WELCOME TO CATALONIA: A PRACTICAL GUIDE

domingo, 10 de junio de 2018

Adéu al meu alumnat - Adiós a mi alumnado




VERSIÓ CATALANA (versión castellana al final) 

Fa uns mesos es va jubilar un professor i sindicalista de Madrid, Agustín Moreno, al que segueixo per les xarxes socials. Va escriure una carta al seu alumnat com a comiat i em va semblar una bona idea; per això l'he utilitzat com a referència. A més té l'avantatge que solament la llegireu aquelles persones interessades i no em faré pesat.

Sóc a punt de posar un punt i seguit a una vida de 42 anys treballant, 36 d'ells amb el guix a la mà. Apareixen records, emocions, cares oblidades. Tot té un denominador comú: el benestar de l'alumnat ha dirigit sempre les decisions més importants que he pres en la feina.

He acabat la meva última classe de la manera més normal possible: una última pel·lícula ´The First Grader', la història de Kimani Maruge, un kenyà que es va matricular en primer grau el 12 de gener de 2004 a l'edat de 84 anys i que va ser triat com a imatge de l'ONU per promoure l'educació gratuïta i universal. En els anys cinquanta va combatre amb la guerrilla Mau Mau per alliberar Kenya dels britànics, que van matar a dos dels seus fills i li van tallar un dit després d'una sessió de tortura. Va viure en la pobresa i gran part de la seva família va morir de gana i per les epidèmies. A principis de 2008 va viure en un camp de refugiats i seguia anant a escola.

Va acabar la pel·lícula, vam fer un breu debat sobre la importància de l'educació i allò antisistema en que s'ha convertit exigir una educació de qualitat i a l'abast de tothom. Vaig marxar de classe amb un 'bona sort i bon estiu'.

Amb aquest mail em vull acomiadar de manera diferent de tots vosaltres, representants dels milers d'alumnes que han passat per les meves aules. Però, abans de res vull que aquest comiat sigui un reconeixement a tot el professorat que es deixa la pell, que no tira la tovallola en aquests temps tan convulsos; que enfront de les retallades no es desmotiva, sinó que intenta compensar els temps difícils amb la seva bona pràctica, i participa en les mobilitzacions quan són necessàries.

Sóc un professor d'anglès, fill d'emigrants econòmics espanyols a Veneçuela on vaig néixer. Als cinc anys vam venir la meva mare, la meva germana i jo a Barcelona. Viviem en la rebotiga de la tintoreria que la meva mare portava, una dona de molt caràcter. Els tres en una habitació amb caixes que feien la funció de mobles i un sòl bombat per les humitats de les clavegueres que passaven per sota l'edifici. El meu pare va venir un parell d'anys més tard. Quan tenia 17 anys, el meu pare va morir i jo estava en el primer any de la universitat. Em vaig dedicar a la tintoreria i a la universitat en horari nocturn. Vaig aprovar el primer any i em vaig posar a treballar com a interí a Telègrafs. Allí vaig passar les oposicions, em vaig anar tres mesos a Madrid i vaig haver de repetir el segon any de la universitat.

Jo no era polític, però veia que al meu al voltant hi havia injustícies i em vaig comprometre amb elles: sindicalista en telègrafs, delegat universitari de Filologia (l'època de la Torna i 'els Joglars'). Tot això entre 1976-81. Aquest activisme em va portar algun problema menor en el treball i a la universitat. Però, jo vaig seguir. Mai he militat en cap partit polític, però sempre he estat afiliat a un sindicat (CSUT, USTEC, CGT i CCOO); he estat i sóc militant actiu d'Amnistia Internacional des de l'any 1982, on he tingut diversos càrrecs i responsabilitats tant a nivell nacional com a internacional.

Sempre vaig compaginar estudi i treball. Vaig començar venent utensilis de cuina pels carrers, enciclopèdies en català (el que em va permetre aprendre a parlar català) i sis anys a telègrafs. Vaig acabar la carrera i vaig aconseguir una beca per anar a Califòrnia. Un any inoblidable: ¡com vaig gaudir estudiant sense haver de treballar!

En tornar dels EUA em vaig fer voluntari d'Amnistia Internacional i vaig començar a treballar com a professor d'anglès a l'Acadèmia Hispano Francesa, de la qual encara conservo amistat entre els meus alumnes d'aquella època. Vaig intentar entrar a la universitat pública com a professor, però no ho vaig aconseguir. Vaig entrar en una universitat privada com a docent i vaig treballar cinc anys i vaig marxar. Vaig decidir presentar-me a les primeres oposicions a professor que van sortir: formació professional. Vaig aprovar i vaig anar a treballar a l'Escola del Treball (a 5' de casa). Va ser un curs horrorós pels companys i conserges que tenia al meu al voltant: feixistes ignorants i casposos que em pressionaven perquè no fes les meves classes de les últimes hores de la tarda/nit als meus alumnes de mecànica, metall, electricitat. Sort que aquell PSOE d'esquerres, del que ja no queda res, va aprovar una llei d'incompatibilitats que va obligar a tota aquesta horda feixista a haver d'escollir entre els seus treballs en el sector privat o seguir com a professors en el sector públic. No van seguir a l'institut, era massa feina. L'any següent vaig marxar a Santa Coloma de Gramenet, institut La Bastida, on vaig passar 6 anys de lluites i vivències amb alumnat i professorat. L'any 1992 vaig marxar traslladat a l'institut Sant Josep de Calassanç (ara Moises Broggi). Aquí vaig estar fins l'any 2010. Anys molt convulsos, veient com un gran institut s'enfonsava en la misèria per culpa de la combinació de tres factors: el rebuig a assumir els canvis de l'ESO per part d'un sector del professorat, el desistiment de responsabilitats per part de l'administració pública als avisos que li fèiem i l'assassinat per error d'un alumne nostre per part de bandes de carrer. Una vegada més, les víctimes eren els més desfavorits: l'alumnat immigrant. L'institut es va convertir en un gran parking de fills i filles d'immigrants perquè els polítics seguissin parlant de la igualtat d'oportunitats en l'accés a l'educació pública. Encara recordo les paraules d'un polític català democratacristià quan em va dir: quants estrangers! i jo li vaig contestar: No, Sr Duran, són catalans. D'aquests anys em porto moltes amistats i dos records: l'aparició per sorpresa dels alumnes de la meva tutoria en el jutjat el dia que em vaig casar i l'assassinat de Ronny per una banda llatina. L'any 2010 em vaig traslladar a l'institut Montserrat, aquí vaig deixar de ser un educador de carrer i vaig tornar a ser professor d'anglès: quin luxe! Moltes vegades us he dit que jo sóc el que hauria de pagar per estar entre vosaltres.

Al llarg dels anys, m'he enfrontat a denúncies de pares per haver organitzat xerrades LGTBI, a crítiques de companys per haver-los denunciat a inspecció i no voler ser corporativista, a les falses denúncies de racisme per part d'un alumne pel simple fet d'haver-li suspès, a l'administració educativa per negar-me a emplenar impresos ridículs que no ajudaven a la millora del sistema educatiu. Sempre he treballat perquè tingueu una educació que mereixi aquest nom. He rebutjat la possibilitat de ser inspector, perquè això m'allunyava del millor de la nostra professió: vosaltres. He après molt de tots i això és el que més trobaré a faltar. Us he tractat com a adults, encara que alguns no us ho cregueu. Junts hem treballat en anglès els drets humans, la convivència, la crisi de les persones refugiades i la igualtat entre dones i homes perquè tal com sempre us he repetit, el món està a les vostres mans, la llibertat no és una mercaderia i heu de millorar-ho, nosaltres no hem sabut fer-ho millor.

A tots i totes us haig de donar les gràcies per moltes coses: el que m'heu aportat, els compromisos compartits i les ganes per pal·liar la falta de recursos, per les bones i males estones viscudes.

Vaig començar sent el 'guindi' de Santa Coloma ('profe, ets prim i quan t'enfades piques com una guindilla') a simplement 'el Regojo' malgrat que cada any m'he presentat com en José Luis. Mai m'he mogut per la proximitat del centre de treball ni per sortir uns minuts abans, i això a la llarga s'agraeix. Gaudeixes cada dia d'allò al que dediques més hores de la teva vida.

M'ha arribat l'hora de passar el testimoni a companyes i companys més joves. Ho faig encantat perquè els canvis generalment van acompanyats d'una millora. Solament un consell als companys i companyes que llegeixin aquesta missiva: confieu en el vostre alumnat, el vostre exemple diari és la millor lliçó que li podeu donar i ensenyeu-li els seus drets perquè germinin en ells i elles i siguin crítics i comprovin que sense educació no hi ha transformació.

Una última anotació dedicada a les meves alumnes: noies, el nostre futur està a les vostres mans. Els homes hem demostrat no saber-ho fer massa bé. Ara és el vostre torn, confieu més en vosaltres mateixes.


Gràcies per existir i ajudar-me a que existis. Bona sort i bon estiu. Us trobaré a faltar.

https://regeye.blogspot.com/2018/06/adeu-al-meu-alumnat-adios-mi-alumnado.html

VERSIÓN CASTELLANA 



Hace unos meses se jubiló un profesor y sindicalista de Madrid, Agustín Moreno, al que sigo por las redes sociales. Escribió una carta a su alumnado como despedida y me pareció una buena idea; por eso la he utilizado como referencia. Además tiene la ventaja de que solo la leeréis aquellas personas interesadas y no me haré pesado.

Estoy a punto de poner un punto y seguido a una vida de 42 años trabajando, 36 de ellos con la tiza en la mano. Aparecen recuerdos, emociones, caras olvidadas. Todo tiene un denominador común: el bienestar del alumnado ha dirigido siempre las decisiones más importantes que he tomado en el trabajo.

He acabado mi última clase de la manera más normal posible: una última película ´The First Grader', la historia de Kimani Maruge, un keniata que se matriculó en primer grado el 12 de enero de 2004 a la edad de 84 años y que fue elegido como imagen de la ONU para promover la educación gratuita y universal. En los años cincuenta combatió con la guerrilla Mau Mau para liberar Kenia de los británicos, que mataron a dos de sus hijos y le cortaron un dedo tras una sesión de tortura. Vivió en la pobreza y gran parte de su familia murió por el hambre y las epidemias. A principios de 2008 vivió en un campo de refugiados y seguía yendo a la escuela. 

Acabó la película, hicimos un breve debate sobre la importancia de la educación y lo antisistema que es exigir una educación de calidad y al acceso de todo el mundo. Marché de clase con un 'buena suerte y buen verano'. 

Con este mail me quiero despedir de manera diferente de todos vosotros y vosotras, representantes de los miles de alumnos que han pasado por mis aulas. Pero, ante todo quiero que esta despedida sea un reconocimiento a todo el profesorado que se deja la piel, que no tira la toalla en estos tiempos tan convulsos; que frente a los recortes no se desmotiva, sino que intenta compensar los tiempos difíciles con su buen hacer, y participa en las movilizaciones cuando son necesarias. 

Soy un profesor de inglés, hijo de emigrantes españoles en Venezuela donde nací. A los cinco años vinimos mi madre, mi hermana y yo a Barcelona. Vivíamos en la trastienda de la tintorería que mi madre llevaba, una mujer de mucho carácter. Los tres en una habitación con cajas que hacían la función de muebles y un suelo abombado por las humedades de las cloacas que pasaban por debajo del edificio. Mi padre vino un par de años más tarde. Cuando tenía 17 años, mi padre murió y yo estaba en el primer año de la universidad. Me dediqué a la tintorería y a la universidad en horario nocturno. Aprobé el primer año y me puse a trabajar como interino en Telégrafos. Allí pasé las oposiciones, me fui tres meses a Madrid y tuve que repetir el segundo año de la universidad.

Yo no era político, pero veía que a mi alrededor había injusticias y me comprometí con ellas: sindicalista en telégrafos, delegado universitario de Filología (la época de la Torna y 'els Joglars'). Todo ello entre 1976-81. Este activismo me acarreó algún problema menor en el trabajo y en la universidad. Pero, yo seguí. Nunca he militado en ningún partido político, pero siempre he estado afiliado a un sindicato (CSUT, USTEC, CGT y CCOO) y he sido y soy militante activo de Amnistía Internacional desde el año 1982, donde he tenido diversos cargos y responsabilidades tanto a nivel nacional como internacional.

Siempre compaginé estudio y trabajo. Empecé vendiendo utensilios de cocina por las calles, enciclopedias en catalán (lo que me permitió aprender a hablar catalán) y seis años en telégrafos. Acabé la carrera y conseguí una beca para ir a California. Un año inolvidable: ¡cómo disfruté estudiando sin tener que trabajar!

Al volver de los EEUU me hice voluntario de Amnistía Internacional y empecé a trabajar como profesor de inglés en la Academia Hispano Francesa, de la que aún conservo amistad entre los alumnos de aquella época. Intenté entrar en la universidad como profesor, pero no lo conseguí. Entré a trabajar en una universidad privada, estuve cinco años y la dejé. Decidí presentarme a las primeras oposiciones a profesor que salieron: formación profesional. Aprobé y fui a trabajar a la Escola del Treball (a 5' de casa). Fue un curso horroroso por los profesores y conserjes que tenía a mi alrededor: fascistas ignorantes y casposos que me presionaban para que no hiciese las clases de las últimas horas de la tarde/noche a mis alumnos de mecánica, metal, electricidad. Suerte que aquel PSOE de izquierdas, del que ya no queda nada, aprobó una ley de incompatibilidades que obligó a toda esa horda fascista a tener que escoger entre sus trabajos en el sector privado o seguir como profesores. No siguieron en la enseñanza, era demasiado trabajo. Al año siguiente marché a Santa Coloma de Gramenet, institut La Bastida, donde pasé seis años de luchas y vivencias a tope con alumnado y profesorado. El año 1992 marché trasladado al institut Sant Josep de Calassanç (ahora Moises Broggi). Ahí estuve hasta el año 2010. Años muy convulsos, viendo como un gran instituto se hundía en la miseria por culpa de la combinación de tres factores: el rechazo a asumir los cambios de la ESO por parte de un sector del profesorado, la dejación de responsabilidades por parte de la administración pública a los avisos que le hacíamos y el asesinato por error de un alumno nuestro por parte de bandas callejeras. Una vez más, las víctimas eran los más desfavorecidos: el alumnado inmigrante. El instituto se convirtió en un gran parking de hijos e hijas de inmigrantes para que los políticos siguieran hablando de la igualdad de oportunidades en el acceso a la educación pública. Aún recuerdo las palabras de un político catalán democratacristiano cuando me dijo: ¡cuántos extranjeros! y yo le repuse: No, Sr Duran, son catalanes. De esos años me llevo muchas amistades y dos recuerdos: la aparición por sorpresa de los alumnos de mi tutoría en el juzgado el día que me casé y el asesinato de Ronny por una banda latina. El año 2010 me trasladé al instituto Montserrat, aquí dejé de ser un educador de calle y volví a ser profesor de inglés: ¡qué lujo! Muchas veces os he dicho que yo soy el que debería pagar por estar entre vosotros y vosotras.

A lo largo de los años, me he enfrentado a denuncias de padres por haber organizado charlas LGTBI, a críticas de compañeros por haberlos denunciado a inspección y no querer ser corporativista, a la falsa denuncia de racista de un alumno por el simple hecho de haberle suspendido, a la administración educativa por negarme a rellenar impresos ridículos que no ayudaban a la mejora del sistema educativo. Siempre he trabajado para que tengáis una educación que merezca ese nombre. He rechazado la posibilidad de ser inspector, porque ello me alejaba de lo mejor de nuestra profesión: vosotros y vosotras. He aprendido mucho de todos y eso es lo que más voy a echar en falta. Os he tratado como adultos, aunque algunos no os lo creáis. Juntos hemos trabajado en inglés los derechos humanos, la convivencia, la crisis de las personas refugiadas y la igualdad entre mujeres y hombres porque tal y como siempre os he repetido, el mundo está en vuestras manos, la libertad no es una mercancía y tenéis que mejorarlo, nosotros no hemos sabido hacerlo mejor. 

A todos y todas os tengo que dar las gracias por muchas cosas: lo que me habéis aportado, los compromisos compartidos y las ganas para paliar la falta de recursos, por los buenos y malos ratos vividos.

Empecé siendo el 'guindi' de Santa Coloma ('profe, eres delgado y cuando te enfadas picas como una guindilla') a simplemente 'el Regojo' a pesar de que cada año me he presentado como José Luis. Nunca me he movido por la proximidad del centro de trabajo ni por salir unos minutos antes, y eso a la larga se agradece. Disfrutas cada día de aquello a lo que dedicas más horas de tu vida. 

Me ha llegado la hora de pasar el testigo a compañeras y compañeros más jóvenes. Lo hago encantado porque los cambios generalmente van acompañados de una mejora. Solo un consejo a los compañeros y compañeras que lean esta misiva: confiad en vuestro alumnado, vuestro ejemplo diario es la mejor lección que le podéis dar y enseñadle sus derechos para que germinen en ellos y ellas y sean críticos y comprueben que sin educación no hay transformación. 

Un último apunte dedicado a mis alumnas: chicas, nuestro futuro está en vuestras manos. Los hombres hemos demostrado no saberlo hacer demasiado bien. Ahora es vuestro turno, confiad más en vosotras mismas.

Gracias por existir y ayudarme a existir. Buena suerte y buen verano. Os echaré de menos.

https://regeye.blogspot.com/2018/06/adeu-al-meu-alumnat-adios-mi-alumnado.html

viernes, 20 de abril de 2018

El problema de los tres cuerpos (Cixin Liu)


El problema de los tres cuerpos, Cixin Liu, Ediciones B, 2016

El problema de los tres cuerpos es la primera novela no escrita originariamente en inglés galardonada con el premio Hugo, el Nobel del género de la ciencia ficción.

Su autor, Cixin Liu, ha vendido cuatro millones de ejemplares solamente en China. El público y la crítica de los cinco continentes se rinden ante esta novela como si fuera una obra maestra, pero no hay que exagerar. Está bien pero en algunos momentos hay un exceso de física y matemáticas. Es una novela que nos avisa sobre el papel de la ciencia en nuestras sociedades y nos ayuda a comprender el mundo en que vivimos.

El tema principal, la ciencia-ficción, no es original, pero la novela de Liu es singular y su punto de vista es innovador. Ante todo es mucho más que una historia típica de ciencia-ficción, pues engloba variados contenidos.

El libro dividido en 3 partes desiguales, se inicia con un breve preámbulo en forma de relato histórico. El autor nos sitúa en plena Revolución Cultural que sufrió China a mediados de los 60 y hace una dura crítica social y política de esa época.

La segunda y tercera parte transcurren 38 años después, en la actualidad (alrededor de 2005) siendo el principal personaje otro científico dedicado a la nanotecnología. Con este protagonista se suma el género policial y de intriga. Wang se implica en una trama enigmática de una serie de suicidios misteriosos entre la comunidad científica y algún que otro asesinato.

Se analizan los estamentos del poder: política, policía, ciencia o las fuerzas militares. No se olvida de criticar a la sociedad, esos humanos con sus retorcidas actitudes morales.

Es una novela matrioska porque dentro de ella hay varias pequeñas narraciones. Se trata de las experiencias del científico Wang con el videojuego virtual llamado “Los tres cuerpos”. Unos pequeños relatos simbólicos que recrean algunos momentos históricos tamizados por el surrealismo, y que tiene la finalidad de resolver determinados problemas de un insólito planeta. 

Este es el primer volumen de una trilogía que es carne de película de Hollywood. Tiempo al tiempo.



martes, 10 de abril de 2018

The humbling - La humillación (Philip Roth)

La humillación (The humbling), libro número 30 de Philip Roth, es una novela de publicada en 2009. Con una estructura teatral en tres actos, La humillación relata un descenso al infierno personal del que fuera un famoso actor, Simón Axler, en el que un deseo erótico fuera de lo normal con Pegeen Mike Stapleford, hija de unos amigos suyos y veinticinco años más joven, servirá como hilo conductor hasta llegar a un final que cierra el círculo con una charla más o menos intranscendente con un personaje secundario del principio de la novela, Sybil van Buren.

He de reconocer que yo venía de haber leído La mancha humana (The human stain) y estaba maravillado con Philip Roth. Con La humillación, me he encontrado con una novela, que aunque bien escrita (es Roth, no hay que olvidarlo), es un trabajo menor. No se ha esmerado en exceso al escribirla y la considero prescindible. Tiene varias escenas de sexo gratuito que con un poco más de escándalo habrían hecho de ella un best seller. No ocurrió.

La humillación no va a contarse seguramente entre las obras maestras de Roth. No es, desde luego, cuestión de su brevedad , pero falta en ella algo más. Será una pieza menor en el rompecabezas del eros construido por el autor a lo largo de toda una vida. 


martes, 3 de abril de 2018

Recomendaciones literarias de enero, febrero y marzo



Sin pretensiones de ser ni aparentar ser un crítico literario, aquí os incluyo las lecturas que he hecho durante los meses de enero, febrero y marzo para compartirlas con vosotr@s. Todas me han gustado, algunas más que otras, y creo que las podréis disfrutar. No he podido hacer una entrada de cada libro leído, pero al menos tenéis las de algunos. El resto ya vendrán más adelante.



Last tango in Aberystwyth (de Malcolm Pryce)




Recomendaciones anteriores


Recomendaciones literarias del año 2017

domingo, 1 de abril de 2018

jueves, 15 de marzo de 2018

Jócquei (Matilde Campilho)



Matilde Campilho (Lisboa, 1982), poeta portuguesa desconocida para el público hispano, pertenece al grupo de la “nueva poesía portuguesa”. Vivió  en Rio de Janeiro desde el año 2010 hasta el 2013 cuando volvió a Portugal. Ha publicado diversos textos y poemas en diarios y revistas de Brasil, Portugal, Alemania y Estados Unidos de Norteamérica.
El libro que tratamos hoy, Jócquei, fue publicado por primera vez en 2014 (Edições Tinta da China) y en Brasil en 2015 (Editora 34). Se podía encontrar alguna traducción al castellano por internet, pero hasta hoy no podemos tener el gusto de leer el libro completamente traducido por Aníbal Cristobo y publicado por Kriller71.
Matilde Campilho, poeta medio portuguesa y medio carioca, huye en este poemario de las rigideces que imponen los signos de puntuación (los puntos, en muchos poemas, no aparecen hasta el final), no se ciñe a una sola lengua a la hora de escribir y las mezcla con naturalidad. Es una poesía valiente para lectores valientes, lectores que buscan nuevas formas de poesía, que no buscan clasicismo. Está en una línea similar a la de otro poeta que ya hemos conocido en Poémame como Luca Argel y de otro que conoceremos próximamente, Ricardo Domeneck.

lunes, 5 de marzo de 2018

Poemas del mes de febrero





A continuación podréis leer los poemas que he escrito y publicado durante el mes de febrero en mi blog de poemas y reflexiones #RegEye.

En la frontera sur

¿Y si...?

Haiku al mar

Haiku to my mind

Gracias


Publicaciones anteriores


Poemas del mes de enero


Poemas del año 2017

viernes, 23 de febrero de 2018

Jong Oh: haikus visuales escultóricos

Hoy os presentamos la poesía visual de Jong Oh (Mauritania, 1981). Este artista creció entre España y Corea del Sur y actualmente vive y trabaja en Nueva York, donde se graduó en MFA en la Escuela de Artes Visuales luego de obtener su BFA en la Universidad Hongik en Seúl.
Jong Oh no usa un estudio sino que crea sus esculturas mínimas o poemas visuales in situ. Sus obras responden a una situación espacial dada, dependen de la configuración del espacio que tenga y las interconecta con diversos materiales: cuerdas, cadenas, hilo de pescar, metacrilato, varillas de madera y metal e hilos pintados.
El trabajo de Jong Oh es muy difícil de clasificar ya que sus obras, una especie de haikus visuales, son de un minimalismo llevado al extremo.  Los elementos de sus obras parecen flotar y los hilos que las suspenden son prácticamente invisibles, incluso el artista  a veces pinta el hilo ligeramente, reforzando la presencia visual del elemento, o utiliza la iluminación para crear sus composiciones.

The Brooklyn Rail, Between Two Doors (installation photo), 2012. Dimensions variable. Thread, paint, wood, Plexiglas, aluminum, and brass weights.
Jong ha expuesto en los EE.UU., Corea, México y Europa, y su obra pertenece a colecciones públicas como la Fundación Maxine & Stuart Frankel en Michigan (EE. UU.) y la Fundación Kablanc Otazu en Navarra (España).
Tal y como la propia Galería Sabrina Amrani explica en la presentación de la exposición: “Oh apela al espectador a cuestionar su propia percepción y la forma en que tiene que relacionarse con el espacio que lo rodea, ofreciendo un espacio para la meditación y la contemplación ante el ajetreo y el bullicio de la vida cotidiana contemporánea: un sutil y refinado haiku visual sobre la universalidad y el sonido del espacio.
La Galería Sabrina Amrani (c/ Madera, 23, Malasaña, Madrid) presenta Lodestar, la primera exposición individual del artista surcoreano Jong Oh en España, del 10 de enero al 10 de marzo de 2018. Aquí podéis hacer una visita virtual a la exposición.

viernes, 16 de febrero de 2018

La España vacía (Sergio del Molino)





El periodista y escritor Sergio del Molino publicó en 2016 La España Vacía. Viaje por un país que nunca fue en la editorial Turner y ganó el premio Cálamo al mejor Libro del año, según los lectores que participaron en la votación.

Se trata de un ensayo sobre la España interior y su diáspora rural, cómo se va desangrando poco a poco a partir de los años 50. Es un viaje histórico, biográfico y sentimental por un país deshabitado dentro de España. Las consecuencias de este éxodo marcan el carácter de la España de hoy.

La primera parte del libro Sergio del Molino nos habla del que para él es una de las obras fundamentales de la España Vacía: El disputado voto del señor Cayo, de Miguel Delibes. Nos lleva a la Irlanda y el Gales rurales y pasa a describir lo que considera el momento fundacional de la España Vacía: el Gran Trauma: el momento en que el campo español pasa a ser abandonado de golpe.

Analiza los porqués de la animadversión recíproca entre el campo y la ciudad, no exclusiva de España. El 'Gran Trauma' según del Molino, se hizo sin guardar ningún equilibrio porque el franquismo necesitaba industrializar a toda prisa las principales ciudades del país a costa del campesinado. Por eso, la despoblación de la meseta se hizo a punta de pistola. La Guardia Civil sacó de sus hogares a decenas de personas.

El ensayo también analiza distintos mitos de la España vacía, por ejemplo, el morbo de la prensa ante los sucesos de Fago, la pobreza extrema expuesta en “Las Hurdes. Tierra sin pan” de Buñuel manipulando las imágenes, (las Hurdes de aquella época estaban lejos de ser un lugar idílico, pero tampoco eran el infierno que pintó Buñuel), la construcción literaria de un paisaje mítico que echa raíces en las leyendas de Bécquer o los poemas íntimos, reflexivos y autobiográficos de Machado. El autor reflexiona por qué razón estas construcciones míticas se siguen transmitiendo de generación en generación, a pesar de que la raíz con el campo se vaya alejando físicamente cada vez más.

España es el segundo país más grande de toda la Unión Europea y también uno de los más despoblados de toda la Unión Europea, así como uno de los países con la población más envejecida de toda la Unión Europea.

Os dejo algunos extractos del libro para abrir boca:

“Viajar por la España vacía es viajar por apellidos de gente conocida. Un desvío en la autopista, una señal en una carretera secundaria, cualquier indicación conduce a pueblos que son apellidos de familias que salieron una vez de allí y no volvieron más. En una Europa homogénea y muy poblada, la España vacía es una experiencia inigualable. Paisajes extremos y desnudos, desiertos, montañas áridas, pueblos imposibles y la pregunta constante: ¿quién vive aquí y por qué? Cómo han soportado, siglo tras siglo, el aislamiento, el sol, el polvo, la desidia, las sequías e incluso el hambre”.

***

“Ningún dictador ha maltratado tanto y tan persistentemente la España rural como Franco. No sólo propició el éxodo que causó el Gran Trauma y que hizo insalvables e irreversibles los desequilibrios entre el campo y la ciudad, sin que hasta la fecha los millones gastados en ayudas y todos los planes de desarrollo y las políticas agrarias europeas hayan podido revertirlo, sino que machacó con crueldad su forma de vida, haciéndola imposible. Es conocida su fiebre por construir pantanos que servían para abastecer de agua y electricidad a las grandes ciudades que no paraban de crecer. Muchos inundaron valles habitados, cuyos vecinos fueron desalojados forzosamente sin derecho a réplica. Quien no aceptaba la expropiación, salía de su casa arrastrado por la guardia civil. Sus políticas económicas, con su ansia por industrializar el país a toda prisa, arruinaron muchas comarcas frágiles, que necesitaban inversiones para modernizar sus cultivos e infraestructuras y que, ante la perspectiva de languidecer en un mercado de subsistencia, emigraron a la ciudad.”

***

“La paradoja que llamo la venganza del señor Cayo (en la novela de Delibes: el disputado voto del Señor Cayo) es que el sistema electoral dio mucho poder nominal a todos los señores Cayo de la España vacía. Son ellos quienes fuerzan mayorías políticas en el parlamento. Pero no ha servido para nada, porque no es un poder real, sino una instrumentalización. Víctor, al final de la obra, se da cuenta de que al sistema y a su partido no les importan nada aquella España vacía, pero quieren utilizarla para sus fines. Y se rebela. Hay que dejarles en paz. No nos necesitan, viene a decir Víctor. Les hemos abandonado todas estas décadas, no podemos aprovecharnos de ellos ahora con promesas falsas e intereses hipócritas. Por desgracia, eso ha sido exactamente lo que ha sucedido. Víctor tenía escrúpulos, pero era un personaje de novela. En la realidad, nadie ha demostrado tenerlos. En los treinta años siguientes a la publicación del libro se consolidó un sistema electoral que, en nombre de la España vacía, utiliza sus votos inflados para seguir ignorándola como siempre. A cambio, a los señores Cayo les han puesto, allí donde se podía, un médico, una farmacia y unos columpios para los niños improbables. Lo demás sigue siendo silencio.”

Para finalizar, hay que decir que este ensayo está bien escrito y muy bien documentado, fundamentado en cifras, datos y estadísticas. Nos guste o no, en la España Vacía está gran parte de nuestro futuro.