REFUGEES WELCOME TO CATALONIA: A PRACTICAL GUIDE

sábado, 7 de mayo de 2011

Sai Baba, Vicente Ferrer y Juan Pablo II

Anantapur, población ubicada en la región de Andhra Pradesh, en India, no es una ciudad turística. Ni siquiera es bonita. Sin embargo, Anantapur guarda uno de los mayores tesoros del subcontinente asiático: en ella vivían dos dioses, uno pobre, Father Ferrer y otro rico, Sai Baba. El primero murió el año 2009, el segundo, el mes de abril de 2011.

El siempre certero David Trueba en la edición impresa de El País del 5 de mayo nos hace ver lo rácanos que han sido los medios de comunicación "con la noticia de la muerte de Sathya Sai Baba. En cambio, la cobertura de la beatificación de Juan Pablo II, amparada en sus sanaciones milagrosas, mereció un tratamiento espectacular. Los medios tradicionales son de honda raíz católica y algunos de sus directivos, practicantes rotundos, compensan el cariz amoral de sus programaciones con una atención esmerada a las prioridades vaticanas. Otras religiosidades les resultan prescindibles."


Recuerdo cuando en el año 1999 fui a la India y fui a Anantapur, lugar de nacimiento de Sai Baba. Una vez allí, no fui a visitar a Sai Baba, en su lugar visité a Vicente Ferrer, su vecino.  Junto a la Fundación había un instituto financiado por Sai Baba y a dos horas, su ashram.

Llegamos con nuestras mochilas a la Fundación a mediodía, en plan sorpresa. Él mismo salió a recibirnos y tras darnos la bienvenida, nos llevó al comedor y nos invitó a comer. Allí pasamos Conchita, Lola, Mar y yo mismo tres días 'a pan y cuchillo'. Aprovechamos para visitar al niño apadrinado por mi madre y conocimos lo que la Fundación hacía de primera mano.

Me sorprendió el hecho que la mayoría de las personas allí trabajando eran indios/hindúes que sabían castellano, no era la típica ONG para que el blanco de turno vaya a expíar sus pecados.

Entre las diversas charlas que tuvimos con Vicente, recuerdo una en la cual le preguntamos por Sai Baba. Como vecinos que eran y 'competidores' hasta cierto punto, era lógica la posibilidad de roce y problemas entre ellos dos.

La respuesta fue de lo más simple. Vino a decirnos que cada uno tenía su espacio y que lo que importaba era que 'el agua llegase a todos' y los dos, tanto Vicente Ferrer como Sai Baba, ofrecían medios para obtener agua y hospitales a la población. Todas las personas alrededor de estos dos líderes carismáticos mejoraban su calidad de vida. Y, tal como decía Vicente, eso era lo que importaba.

Curiosamente, acabo de leer Congreso en Estocolmo de José Luis Sampedro e, inconscientemente subrayé esta frase:
"Hay mucha más diferencia entre creer o no que entre las diferentes creencias. Y, en definitiva, cada cual se encontrará con el Dios en el que ha creído."

Pero no nos dispersemos.

Según Trueba, "si hiciéramos como hace el partido de la oposición con el minutaje de TVE, que van cronómetro en mano a demostrar la ausencia de neutralidad, como si informar fuera vender al peso cebollinos, tendríamos que rendirnos a la evidencia. Las masivas jornadas de misticismo que Sai Baba organizaba en el patio trasero de su casa, al cual llegaban fieles de todos los continentes, incluida España, gozaban de multitud de seguidores que seguramente han echado de menos un tratamiento de estrella mediática."

Imaginad por un momento que en lugar de Juan Pablo II, fuese Sai Baba el protagonista de esta noticia de la Vanguardia:
"Los peregrinos que asistan este domingo a la beatificación de Juan Pablo II no podrán ver sus restos embalsamados, en contra de lo que suele ser habitual en estos casos, pues el féretro permanecerá cerrado. Pero el Vaticano sí ha decidido ofrecer a los fieles la posibilidad de venerar la sangre del amado papa polaco.
La Santa Sede, meticulosa, quiso dar detalles precisos sobre “la reliquia que será expuesta a la veneración”. Será una “pequeña botella de sangre, inserta en un precioso relicario”.

Reliquias, como diría mi añorado Haro Tecglen, "qué cosas hacen los espiritualistas. Un curioso primitivismo antropológico."

Aunque no perdamos de vista que los laicos tampoco están exentas de ellas, sin ir más lejos recordad el debate sobre el traslado de los restos de Antonio Machado desde Colliure a su Soria natal. ¡Dejádlo tranquilo!

Pero volviendo a lo nuestro, ¿os imagináis qué dirían los bienpensantes medios de comunicación de nuestro país si la sangre fuera de Sai Baba?


Pero las varas de medir son las que son.

Se dirá que Sai Baba no hizo nada, pero la realidad demuestra que hay más de 1.200 centros Sai Baba por todo el mundo, y gracias a Sai Baba se han instalado 2250 km de tuberías, y se han construido tanques para suplir con agua potable a miles de personas en 732 poblados del sur de India, por poner sólo un par de ejemplos. Pero esto no es suficiente para merecer más de un par de líneas en los medios de comunicación españoles.

Sigue Trueba "también en torno a su persona no han faltado las polémicas, puntualmente reflejadas en las necrológicas sin escatimar detalles de los episodios turbios. De nuevo algo inhabitual en el tratamiento mediático de otros líderes religiosos donde se impone la autocensura periodística. A Sai Baba, la BBC y la televisión danesa le dedicaron documentales con testimonios sangrantes de antiguos devotos decepcionados y hasta se persiguió su culto en Suecia tras las revelaciones de un actor que se sintió víctima de abusos por parte del líder. Quizá jugaba en contra de Sai Baba su peinado imposible y la atracción que sintieron por él figuras como George Harrison o Steven Seagal, o sencillamente que los medios practican, llegados a casos como el que nos ocupa, la política del patio de colegio: dureza con los débiles, generosidad con los poderosos."

1 comentario:

Maris-Hawwa Morales dijo...

Hola J.L., pues tienes razón, pero hemos de recordar que malgré la laicidad, como diría Freud : la "tendencia oculta" nos devuelve a una larga historia de cristianismo en "occidente" inconscientemente. En los medios de comunicación india (como la cadena AAJ TAK o el Nav bharat times), todo era Sathya Sai Baba y no solo por su aspecto espiritual (o no, no puedo decir nada, no tuve el placer de conocerle) sino por el gran holding que ha dejado y que como bien dices parece ser ha ayudado a mucha gente, quizá mas a nivel material que espiritual. Pero, como creo recordar dijo más o menos, Vicente Ferrer, primero dales de comer y edúcales, luego háblales de Dios. Que ha habido gente frustrada? Pues seguramente, no se porqué muchos piensan que en India todos son gurus (bueno, estrictamente hablando, si que habrá un número elevado de gurús, considerando que la palabra gurú en hindi quiere decir maestro, profesor...). Recomiendo a todos los que esperan encontrar la forma de alcanzar el Nirvana y el Gurú definitivo en India, leer "Karma Cola" de Gita Mehta o "El Guía" de R.K. Narayan.