REFUGEES WELCOME TO CATALONIA: A PRACTICAL GUIDE

lunes, 14 de abril de 2014

Amnistía Internacional: Buenas noticias de Tailandia

Desde que Amnistía Internacional comenzó su andadura en 1961 se han logrado cosas extraordinarias. Así lo cuenta en primera persona el preso de conciencia Sok Yoeun que fue excarcelado en Tailandia el 26 de febrero de 2004, tras haber pasado más de cuatro traumáticos años en prisión. Su puesta en libertad se produjo tras una campaña constante de Amnistía Internacional.
Katja Tähjä © AI

“Me gustaría expresar mi más profunda gratitud a Amnistía Internacional por sus constantes esfuerzos por conseguir mi excarcelación –dijo Sok Yoeun a unos miembros de Amnistía Internacional – y transmitir mi respeto y la expresión de mi máxima consideración a todas las personas que colaboran con ustedes, dedicadas a su difícil tarea de ayudar al mundo entero”.

Sok Yoeun, 
que tiene casi 80 años, fue detenido en Tailandia en diciembre de 1999, tras haber huido de Camboya a raíz de una falsa denuncia que lo relacionaba con un atentado contra el primer ministro camboyano. Miembro de un partido político de oposición, fue acusado de participar en un atentado con cohetes perpetrado en 1998 y que el primer ministro Hun Sen afirmó que iba dirigido contra él. En relación con el atentado fueron detenidos otros dos activistas políticos de oposición, que estuvieron seis meses recluidos en régimen de aislamiento antes de ser puestos en libertad por falta de pruebas. Sok Yoeun huyó del país por temor a ser detenido, sometido a un juicio injusto y, posiblemente, torturado.

La agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR, le concedió la condición de refugiado en noviembre de 1999, pero fue detenido por las autoridades tailandesas y condenado a seis meses de prisión por entrada ilegal en el país. Se cree que su detención se llevó a cabo por presiones de las autoridades camboyanas. Cuando cumplió los seis meses de condena en junio de 2000, continuó privado de libertad en espera del resultado de una solicitud de extradición a Camboya. Durante su reclusión soportó duras condiciones de hacinamiento, y su salud se deterioró gravemente.

Por medio de Acciones Urgentes, acciones médicas de envío de cartas, publicidad y captación de apoyos en los gobiernos, la membresía de Amnistía Internacional hizo una campaña incesante para conseguir que Sok Yoeun fuera puesto en libertad. También envió a éste millares de tarjetas de felicitación de festividades durante su encarcelamiento, por las que él estaba sumamente agradecido. Amnistía Internacional Tailandia coordinó una campaña de envío de tarjetas postales a las autoridades tailandesas en la que participaron miembros de todo el mundo.

Un día después de su excarcelación, Sok Yoeun se reunió finalmente con su familia en Finlandia.

Hablando con unos periodistas a su llegada allí, dijo: “Me han salvado de la agonía. Jamás en mi vida olvidaré este día. Ahora tengo dos patrias. Finlandia es un nuevo hogar. Estoy muy contento de estar con mi familia, y espero que mis hijos, que están todavía en Tailandia y Camboya, puedan reunirse pronto con nosotros”.
Más info: https://www.es.amnesty.org/quienes-somos/por-quien-trabajamos/sok-yoeun-tailandia/