REFUGEES WELCOME TO CATALONIA: A PRACTICAL GUIDE

lunes, 8 de agosto de 2022

«La muerte de la televisión no será televisada» de Emersson Pérez (Ed. Liliputienses, 2020)

 


Reseña publicada en la Revista Poémame el 2 de septiembre de 2020

Emersson Pérez, (Santiago, 1982). Poeta y gestor cultural. Director y columnista de Revista Absenta y coordinador del colectivo poético y de acción social Mal de Ojo y la editorial Ajiaco Ediciones. Ha publicado en el anuario poético “Márgenes” del colectivo Mal de ojo (Ajiaco ediciones 2011) y fue seleccionado para la Antología Iberoamericana “Poesía Molotov”, por la Editorial Cascada de palabras (Cartonera), México 2011, así como la antología “Poemario Indestructible” por Ediciones Gatopajaro Chile 2010. Actualmente es el director de la editorial Los Perros Románticos y encargado del Biblioparque Pablo Neruda-Parque de la infancia.

La poesía de Pérez no puede negar la influencia de escritores fantásticos como Edgar Allan Poe, Howard Philip Lovecraft, Ray Bradbury y Philip K. Dick así como a una gran cantidad de cómics norteamericanos, europeos y chilenos. De hecho, ‘La muerte de la televisión no será televisada‘ comienza con una cita de Dick que ya nos muestra las intenciones de Emersson Pérez,

En un edificio gigantesco, vacío y abandonado que en tiempos albergó a miles de personas, un solitario televisor anunciaba ofertas a viva voz en una habitación vacía.

La muerte de la televisión no será televisada‘ tiene diversas influencias de los poetas más próximos al autor, Jorge Teillier, Vicente Huidobro y, en general, la poesía posterior a los años 70; Elvira Hernández, Gonzalo Millán, Juan Luis Martínez, Rodrigo Lira, Carlos Cociña.

Este poemario surge de la necesidad de dar cuenta de un espíritu generacional, de los chilenos de clase media nacidos en los 80 que tenían la televisión encendida todo el tiempo. Tiempos de dictadura y post dictadura en los que se creía que lo que decía la televisión era la realidad.

Algunas personas creerán que este poemario es un libro social. Es una interpretación. Es cierto que algunos poemas, cargados de ironía y crítica, transmiten la idea de que somos nosotros mismos los que formamos parte de las instituciones que no funcionan y en nosotros está la capacidad de cambiarlas. La televisión, los diarios, las redes sociales, los anuncios señalan al individuo como consumidor, y es necesario darse cuenta.

Stanley Kubrick

El viaje a la luna, ese acontecimiento que esperaron los niños
así como al cometa Halley todos mirando al cielo
¡Arre! Halley ¡Arre!  mueve la cola y espanta la mosca funeraria de mi visión
El viaje a la luna nunca fue una carrera espacial,
tampoco una odisea al espacio
no fue el sueño hacia las estrellas
Fue una persecución de andrógenos.
Desde el norte al sur del mundo
peleas por encontrar al mayor semental
al más grande lechero de la vía láctea.
una guerra de leñadores y arqueros,
Pero sobre todo de la mejor escena.
El primer docureality.
El bellísimo viaje a la luna,
no existiría sin tu televisor.

La gran capital

Jugando a la Gran Capital
el presidente dirige al país,
con un ojo en la pantalla
con otro en la billetera.
Compra y vende;
Parques nacionales,
equipos de fútbol,
compañías de gas,
canales de televisión.
Desde las alturas en su avión privado
desde un país, sin escrutinio
evadiendo impuestos,
robándolos a la supuesta microempresa.
Abajo figuritas de plástico verde
figuritas de petróleo y descomposición
tremendos reptiles
que hoy vuelan junto a su ventana.
Pequeñas casas y grandes edificios
carros de vendedores callejeros
arrojados al río por la policía estatal.
Perdiendo nuestro turno,
encarcelando la pobreza,
nos dicen, esfuérzate y sé honesto
saldrás en el próximo turno.
Entre más propiedades tengas
restas turnos para salir de la cárcel.
Haciendo tratos
va el presidente de mejores tiempos
junto a su respetable familia,
junto a sus amigos,
orinando desde las alturas
jugando a la Gran Capital.

Cliché

Todo el mundo sabe
que la escena está pasada de moda
pero seguimos pegados a la pantalla
algún día la chica de vestido rojo
dejará de correr por el callejón oscuro
se dará la vuelta y te abrazará
dirá que todo el mundo lo sabe
que los finales felices sí existen
el sonido de la lluvia y los zapatos,
un gato negro maúlla
la nena se olvidará por un momento
de que mañana trabaja como nana
para abrazarte en la oscuridad
la gota roja caerá al suelo y se irá silbando
con tu sombrero de ala negra
el brillo del cuchillo donde se refleja la luna
la boca abierta pensando en el futuro
la imagen alcanza su fulgor y la escena muere.

Antes de acabar con unas palabras de Emersson Pérez, os quiero recomendar la lectura de ‘La muerte de la televisión no será televisada‘ que lo podréis encontrar en el este enlace.

El futuro no lo conozco, pero conozco el pasado y el presente no es el que imaginamos hace 20 años atrás. El futuro del ayer, es decir hoy, es terrorífico y alegre al mismo tiempo. Vivimos en una mezcla de «1984» y «El mundo feliz», es cosa de ver las tasas de suicidios en Chile. Pero cada día podemos ver lo bien que nos encontramos, lo rico que comemos, lo bien que nos vemos, en nuestras redes sociales.

viernes, 5 de agosto de 2022

Recomendaciones literarias julio 2021-2022

 


Recomendaciones literarias julio 2021-2022

Como cada verano, os incluyo los libros que más me han gustado de los que he leído este último año. Eso no quiere decir que el resto no me hayan gustado, simplemente no me han hecho el 'click' que estos sí.



Poesía

CAT

Estacions, poemes de les dinasties Tang i Song, Shi Bo, Publicacions Abadia de Montserrat


CAS

Ellas cuentan la guerra, Las poetas españolas y la guerra civil (1936-2013), Ed. Renacimiento.

Estancias y reencuentros, Francisco Torres Monreal, Ed. Libros del Innombrable.

Sodio, Rebeca Tejedor, Ed. Platero

Guía del odio, Ferran Fernández, Luces de Gálibo ed.

*Algunos de los nuestros (un siglo y más de poesía nórdica), Libros del Innombrable.

Revivir, Kjell Espmark, Libros del Innombrable.

Rama de agua, Jaume Subirana, Árdora ed.


ENG

Front lines, Jack Hirshman, Citylights books.


Novela

ENG

*G, John Berger, Bloomsbury Publishers.

A song for the dark times, Ian Rankin, Little, Brown and Company ed.


CAS

En busca del tiempo perdido (vol. I), Marcel Proust, Alianza ed.

El gato que amaba los libros, Sosuke Natsukawa, Grijalbo.

La anomalía, Hervé Le Tellier, Seix Barral

Tres días y una vida, Pierre Lemaitre, Ed. Salamandra

Profundidades, H. Mankell, Tusquets ed.

*El arte del placer, Goliarda Sapienza, Lumen

La estrategia del pequinés, Alexis Ravelo, El Revés ed.

Liquidación final, Petros Márkaris, Tusquets

Tomas Nevinson, Javier Marías, Alfaguara

Defensa cerrada, Petros Márkaris, ed.B.


CAT

Els proscrits de Santa Fe, Josep Masanés, Adia ed.


Relatos

CAS

El junco rebelde, Nina Berberova, Ed. Invisibles.

Trece cuentos, Luisa Carnés, Ed. Hoja de lata

El tigre azul y otros relatos, Eduardo Galeano, Ed. de Ciencias Sociales, Cuba.

*Trece meses, José L. Regojo, Platero ed.

La historia de tu vida, Ted Chiang, Alamut libros.

La tortuga ciega y el madero flotante, Naoya Shiga, Hermida ed.

Antología de literatura fantástica, Edhasa ed.


ENG

Robot uprisings, Edited by Daniel H. Wilson, Vintage books


Dietario

CAT

Silenci amb ocells, Albert Planelles, Témenos ed.


Ensayo

CAS

Vamos a hablar de racismo, Ijeoma Oluo, Plankton ed.

¡Violencia, jamás!, Astrid Lindgren, Ed. Kokinos

La vida de una hormiga, X. Espadaler, Ed. Onda

Sobre políticas estéticas, Jean Rancière, UAB ed.

La vida en la tierra, Badouin de Bodinat, Pepitas de Calabaza ed.


CAT

Just impossible, Jean-Luc Nancy, Proteus ed.


Curiosidades

CAS

Anamorfosis (una utopía), Francisco Jota Pérez, Ed. Liliputienses. -poesía-

Libro de ciencias, 451 ed. -relatos-

Vulváfora, Esther Lapeña, Libros del innombrable -poesía visual-

*Carboneras, Aitana Castaño, Pez de plata ed. -álbum ilustrado-

Sabía leer el cielo, Timothy O'grady, Pepitas editorial -reflexiones, fotos-


CAT - CAS

Perennia, Mònica Miró Vinaixa, Godall ed. -Poesía epigráfica latina bilingüe latín/castellano y latín/catalán-


CAT

El taller de les papallones, Gioconda Belli, Barbara Fiore ed, -album ilustrado-


Para las reseñas de los poemarios que no aparecen aquí: https://revista.poemame.com/category/resenas/


Los asteriscos señalan los ‘top’ (el mío incluido, jajajaja)

miércoles, 3 de agosto de 2022

«Novedades: ayer» de Elena Román (Ed. Liliputienses 2020)

 Reseña publicada en la Revista Poémame el 17 de julio de 2020



Elena Román, nacida en Córdoba en 1970 y con domicilio habitual en Toledo desde 2006 es la poeta elegida por la editorial Liliputienses para publicar una antología de su poesía editada desde 2008 hasta 2019.

Es una oportunidad inmejorable para conocer la obra de esta poeta. La antología de Elena Román empieza con Veintiún bisontes (2008), poemas en prosa seguidos por los textos del segundo poemario que publicó ese mismo año,  A propósito de los cuerpos, que se centra en el cuerpo de forma monográfica. A continuación, podemos leer un conjunto de poemas en verso libre reconocidos con el XXV Certamen Andaluz de poesía Villa de Peligros, Diario de un ascensor en un bloque de dos plantas con azotea. (2010). Le sigue un conjunto de poemas publicado un año más tarde, 2011, bajo el título Esta dichosa ansiedad doméstica, con el que gana el III Premio Internacional de Poesía Blas de Otero. Poemas que son un repaso de su entorno más cotidiano.

La mirilla

Hay gente que se dice grande

(y, por supuesto, no me refiero

a la altura ni a la intensidad),

pero nadie lo es tanto:

todos caben en la mirilla,

todos son el eje de un anillo,

todos miden un vistazo,

todos pesan un parpadeo,

todos desaparecen

detrás de un gen de gong,

pequeño vaivén de latón,

espía de lo que ya se sabe.

A continuación, Elena Román se dedica en Destrucción de algunos tópicos sobre lo incierto (2011) a destrozar diversos tópicos:

Destrucción de algunos tópicos sobre el espacio

Donde come uno, comen dos.

Frente a un cartel de aforo lleno

es factible levantar las manos

y simular pájaros en vuelo.

El pez no entiende

de peceras ni de límites.

Las constelaciones son útiles

para orientar a los demás, pero

ellas tampoco saben dónde están.

Pasamos de la destrucción absoluta de tópicos a la introspección en el año 2012 con la publicación de Autosuficiencia en la 

Cerillas

Esta mañana todo el mundo estaba en la calle,

todo el mundo, y yo pensaba que, al hacer frío,

si salía un poco el sol solo yo lo vería, y si surgía

un rayo yo lo atraparía para pintar las paredes de

mi caja o para encenderme con él hasta agotarme,

pero todo el mundo estaba en la calle, todo el mundo,

y yo me iba chocando con unos y con otros, con todos,

y ni salió el sol ni dejó de hacer frío y llovía, llovía mucho

y yo ya no valía nada, y me imaginaba con otras dimensiones,

de forma que en una escala bastante mayor, yo sería un bosque

empantanado y en una menor, un embrión de destello ahogándose,

ahogándose, y mis recuerdos se reducen a mi caja, reducida y tan bonita…

Llegamos al ecuador de la lectura de esta antología con la sección dedicada al poemario Será genealogía (2012), poemas en los que retorna al ámbito familiar y Hombre desatornillando caminos con el que ganó el Premio Iparragirre Saria 2011. Aquí podemos leer una serie de poemas dedicados a los oficios que nos acompañan por rutas desconocidas.

Tras un paréntesis sin publicar, Elena Román nos regala en 2015 una serie de textos de microficción (terminología utilizada por José Luis Morante) en Hay menú económico.

Atún además encebollado

No puedo hacerlo todo yo:

pelar y pelar cebollas y pelar y pelar cebollas,

llorar y llorar y llorar hasta reinventar el mar,

poblarlo con algas, larvas y naufragios,

difundir leyendas de héroes vegetarianos,

fomentar las raspas,

echar el sedal o, en su defecto, un tendón,

sestear bajo un sombrero,

esperar a que pique algún atún miope,

tener fuerzas para alzar sus mojados quilos,

llevarlo a casa a rastras, con cadena y bozal,

presentárselo a las cebollas para que congenien,

explicarle con delicadeza que está muerto

y una vez lo asuma, actúe en consecuencia

y se quede quieto, trocearlo, salpimentarlo

y rehogarlo en la cazuela durante un quinquenio

mientras vacuno los cuchillos y el hambre,

repartirlo en dos platos, llevarlos a la mesa,

y además, y encima, y lo que me faltaba,

tener que comérmelos los dos. 

Ese mismo año publica Ciudad girándose. Poemas que reflejan la rutina y cotidianidad que la rodea: la peluquería, la relojería, la cárcel, …

La peluquería

En la peluquería se puede esperar escuchando música popular siamesa. Porque es muy importante mantener un ambiente relajante, las peluqueras visten camisón y alpargatas. Está científicamente comprobado que si las personas no tienen el corte de pelo adecuado, pueden comportarse como si fueran otras personas, y es que a veces el carácter merma con unas tijeras o se revoluciona con el difusor. En la peluquería se puede uno injertar pelo de león o pelo de sardina. Mujeres con rulos se quedan dormidas en los espejos.

Llegamos al año 2016 cuando publica su poemario Pan con pan, poemas de la normalidad del día a día. Seguido por el poemario publicado por Liliputienses en 2017, ¿Qué hacer con Freud además de matar a Freud?, libro compuesto por los sueños que tuvo el año 2016 y que se dedicó a transcribir por las mañanas.

Esta antología finaliza con un bonus track de poemas sueltos publicados en revistas literarias y/o Internet, y que no pertenecen a ningún libro en concreto.

NOVEDADES: AYER (Posible antología 2008-2019), última entrega de la cordobesa Elena Román, muestra a una poeta versátil e inconformista ante la sociedad que la rodea, con retazos de poesía beat. Una poeta que escribe sobre sus preocupaciones domésticas, pequeñas anécdotas e historias que mutan a los ojos de Román.

En definitiva, una antología que permite al lector o lectora que no la conocía previamente tener una amplia visión de su obra literaria y nos hace sospechar que este libro pueda representar un cierre de etapa, necesario para comenzar otra.

Es interesante seguir su blog ‘El blog tardío de Elena Román‘ y comprar su antología aquí.

domingo, 31 de julio de 2022

«La llama de la poesía quemarse» de Francisco Garamona (Ed. Liliputienses)

 Reseña publicada en la Revista Poémame el 24 de junio de 2020




Francisco Garamona nació en Buenos Aires, Argentina (1976). Es músico, poeta, editor y artista plástico. Con más de 30 libros y 6 discos publicados, forma parte del Instituto de Altos Estudios Patafísicos de Buenos Aires. Dirige la editorial Mansalva desde el año 2005 y la galería de arte Papel Moneda.

Sus libros publicados son: Parafern (2000), El verano (2001), Cuaderno de vacaciones (2003), Pequeñas urnas (2003), Una escuela de la mente (2004), La momificación de Bárbara 2004), Aceite invierno (2005), La leche vaporosa (2006), Cosas encontradas en un pupitre (2008), Mi primera banda punk (2014), Neón sobre las nubes (2012), Nuestra difícil juventud (2012), La cobra rubia (2014) y Un tesoro local (2015).
Editó los discos solistas Yo nací (2003), El pony infinito (2008), Mi disco sin tapas (2006), Sueños raros y cuentos extraños (2010), Las armas dulces (2012) y Los sentimientos (2014).
Con la banda Super Siempre editó Juicio al perro (2009) y Los hielos eternos de América Latina (2013).

La llama de la poesía quemarse, Ediciones Liliputienses, febrero 2019, es un conjunto de poemas seleccionados por Gerardo Jorge, el prologuista. Jorge es un escritor, editor, traductor y artista plástico argentino que nos avisa en el prólogo que los poemas de Garamona son una charla sobre la vida en sus aspectos sociales, sexuales, políticos y personales.

A lo largo de su lectura quiero destacar versos que realmente me han gustado y han hecho que parase mi lectura para reflexionar sobre ellos.

¿Un tren lleno de obreros y niños hoy descarriló?

Los muertos se cuentan por docenas,

en algún país lejano,

cubierto por la niebla de la fábula…

Decirlo todo de la forma más simple

La añoranza de un tiempo pasado, de una juventud pasada.

Cuando era chico en mi pueblo

las calles eran de tierra,

y si caminábamos bajo la lluvia

nuestros pasos imprimían

las suelas de los zapatos.

El estado

La simple y sencilla hermosura de un instante.

…silba una melodía pegajosa

que se queda en el aire

flotando, unos segundos.

Una visión

¿Qué perdiste amigo,

tu reflejo en el espejo biselado,

aquel que rige las conductas

de la preservación y la salvaguardia?

Él me contestó:

«Simplemente las ganas de ser simple.

Buscaba la dirección perdida de mi casa…

Sólo dormir

Los colores juegan un papel importante en su poesía, ‘El verde’ o ‘Prado’, por poner unos ejemplos, y cómo los utiliza. Así como la influencia Beat estadounidense en ‘Poema que leí en sueños en un libro de Allen Ginsberg’

En definitiva un libro para comprarlo si lo van a leer. No es un libro para que quede sepultado en una estantería olvidado. Un largo poemario con la fiabilidad que da la Editorial Liliputiense: intenso y vital. Una colección de poemas que prácticamente finaliza con unos versos que nos dicen ‘Porque pensamos que todavía algo nos espera. Tenemos sed, pero ya no del infinito y tampoco de cerveza‘ …. sed de más poesía liliputiense.

China

Dicen que en China
si te agarran con drogas
la policía o el ejército te mata.
Pienso que eso es mejor
que morir de amor.
En los cementerios orientales
donde los fusilados
van a perder sus huesos
crecen flores de todos los colores,
tan hermosas que son ideales
para regalárselas a una enamorada.
A veces entre los monumentos irregulares
que celebran victorias acontecidas hace años
se ve correr a unos niños
que se ocultan tras las lápidas.
Seguramente así fuimos nosotros,
pero en vez de ojos rasgados
tuvimos ojos redondos
que miraban al futuro
iguales a dos piedras
que caen entre otras piedras
y se confunden
para luego desaparecer.

LA LLAMA DE LA POESÍA QUEMARSE

Golvent lo mirará todo por la pantalla del Nintendo

Susan amasará una pasta que empobrece

Remedios cubrirá a sus plantas invernales

Y los amigos horizontales seguirán surgiendo del lecho,

Entre una rama rota y otra sana

Crece una alegría devoradora.

Un chico loco y una chica loca

Cuando crecen se enamoran

Una planta se desenrolla

Desde sus pies a sus cabellos.

Giordano, no lo leas

Paolo píntalo sobre las prendas de un santo

Paulo písalo

Teodoro plácelo.

Un chico loco y una chica loca

Cuando están más locos aún se casan

Y tienen muchos chicos locos

Que al final se olvidan

La vida dijo el Dr. Alposta

Es un poco de alpiste y bosta.

–¿Te acordás de cuando nos pegaba el porro?

–¿Y cuando las drogas nos daban hambre?

Vomité en un pescado disecado.

Mi madre lo vio, era verano,

Ella usaba unas chinelas inaudibles

No la oí llegar, pero era ella.

La poesía Golvent se entrena

Y lo único que debe es ser buena,

No porque se deje acariciar,

No porque persiga un sueldo digno,

No porque quiera agradecerle

Al arma desenfundada que no mate,

¿Nos entendemos?

Uccello pintó unos caballos

Y los dejó morir de hambre de pintura.

Muchacha y muchacho,

Locos ambos,

Cuando grandes se destruyen

Y para peor tienen nietos

Y los nietos tienen hijos,

Los hijos también se mueren:

La muerte los acompaña.

Golvent hay hartazgos,

Un panal que no da miel,

Y leche de vaca agria,

Una cabra robada por un peón llamado Villaroel,

Una camisa de fuerza.

Los chicos, si están muy locos,

Se enamoran, se casan, se olvidan, se hacen daño,

Aunque siendo locos saben

También disimular.

Los amigos horizontales hablan por teléfono

Se cuentan secuencias de maullidos.

Cuando crecen se enamoran, se desdicen, se niegan

Buscan esa piel de gato que perdieron.

Vi una película en enero

No la puedo recordar,

El calor era un brasero.

Amantes occidentales,

Lluvias ácidas, capelinas que el viento ordena,

Bombachas de tajamar.

Golvent, ¿viste al gladiolo brotar?

¿Viste a la alpaca llorar?

¿Viste a la perra perrear?

¿Miraste a un ñandú en el campo

Cómo se atoraba el pescuezo

Tragándose una arandela

De un indio policcinela?

(¿Viste algo de todo esto?)

Cuando los chicos son grandes

Se enamoran

Y si lo hacen de chicos,

No se olvidan.

Pensá una puta vez en lo que nunca pensaste

Y decime entonces qué se siente.

Los soldados del imperio

Se hablan por largas horas

En teléfonos maltrechos

Con baterías deshechas.

No pueden olvidarse,

Se enamoran.

Mi madre cría un helecho,

Occidente y sus desechos,

La posición de este planeta

Es injusta y bajo sus techos

Muchos mueren de hambre

Y otros tantos de vergüenza.

–Golvent dijo que no se le ocurría nada

y empezó a nombrar mujeres–:

Estefanía Marita La brujita Verón

Kadhafi La príncipe Charles

La novia de Baudalaire,

(La novia y el novio)

Cuando son grandes y locos

Muchas veces se enamoran

Y dejan a sus novios y novias

Y se casan. Y también, a veces,

Tienen hijos y esos hijos tienen hijos

Y ellos, así, son abuelos.

Clementina Medicis,

Jennifer Gianina Yenkins,

¿Te acordás de ella,

La hija de mi psiquiatra?

Me dio drogas para que no tome drogas,

Me dio cañas para que deje la marcha,

Me dio un submarino para que abandone mi barco helado,

Entablilló mis manos y mis muñecas rotas.

Marta Argerich hoy toca el piano

En las arenas de un circo

Fantasmas que la hicieron reír de noche

bajo un sol eterno, lleno de estrellas de invierno

Vírgenes estrellas que la vieron desde abajo.

Los chicos que están solos se buscan entre la nieve desnudos,

al final del arcoíris, Golvent, aprendelo.